El cultivo de cannabis en interior se ha convertido en una opción popular debido a las restricciones legales, el clima o la privacidad. Aunque cultivar en interiores presenta sus propios desafíos, si se hace correctamente, puede resultar en cosechas de alta calidad. En este post, descubriremos cómo cultivar y cuidar plantas de cannabis en interior.

¿Qué necesita la planta de cannabis para crecer?

El cannabis, como cualquier otra planta, tiene necesidades básicas que deben ser satisfechas para lograr un crecimiento saludable:

Luz

Las plantas de cannabis requieren mucha luz para llevar a cabo la fotosíntesis. Al cultivar en interior, se pueden usar luces LED, HPS (High Pressure Sodium) o CFL (Compact Fluorescent Light). La ventaja de las luces LED es que consumen menos energía y emiten menos calor.

Agua

La frecuencia de riego dependerá del tamaño de la planta, del tipo de sustrato y de la humedad ambiental. Es esencial no regar en exceso, ya que el exceso de humedad puede causar hongos y enfermedades.

Sustrato

El cannabis puede crecer en tierra o en sistemas hidropónicos. Si eliges tierra, es recomendable una mezcla aireada y con buen drenaje. Los sistemas hidropónicos permiten un control más preciso de los nutrientes pero pueden ser más complejos para los principiantes.

Nutrientes

Las plantas de cannabis necesitan nutrientes esenciales para crecer. En etapas vegetativas, requieren más nitrógeno, mientras que en la etapa de floración necesitarán más fósforo y potasio.

Temperatura y Humedad

El cannabis prefiere temperaturas entre 20°C y 28°C. La humedad relativa debería estar entre 40-60%. Durante la etapa de floración, reducir la humedad puede ayudar a prevenir problemas de moho.

¿Cómo sacar la mayor producción en interior?

Maximizar la producción requiere atención y ajustes constantes:

Entrenamiento de la Planta

Técnicas como el «LST» (Low Stress Training) o el «topping» pueden ayudar a que la planta desarrolle más colas principales y a mejorar la distribución de la luz.

CO2

Incrementar el nivel de CO2 en el ambiente puede potenciar el crecimiento, pero es esencial asegurarse de que haya suficiente ventilación.

Controlar plagas y enfermedades

Es vital inspeccionar regularmente las plantas en busca de signos de plagas como los ácaros o enfermedades como el moho. Una prevención temprana puede salvar una cosecha.

Escoger cepas productivas

Algunas variedades de cannabis tienen un potencial de rendimiento mayor que otras. Investigar y elegir cepas conocidas por su alta producción puede ser beneficioso.

¿Cómo poner a florecer en interior?

El cannabis es una planta fotoperiódica, lo que significa que su ciclo de floración está influenciado por la luz. En interiores, el cultivador tiene el control total sobre este aspecto.

Cambio de fotoperiodo

Para inducir la floración, es necesario ajustar las luces para que la planta reciba 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad ininterrumpida. Este cambio simula las condiciones de otoño, cuando los días se acortan.

Controlar la temperatura y humedad

Como se mencionó anteriormente, es beneficioso reducir la humedad durante la floración.

Nutrición adecuada

En esta fase, la planta necesita más fósforo y potasio. Es esencial ajustar la alimentación para satisfacer estas necesidades.

Evitar el estrés

Cualquier forma de estrés, como cambios bruscos de temperatura o interrupciones en el ciclo oscuro, puede afectar la calidad y cantidad de la floración.

Cultivar cannabis en interior requiere una combinación de conocimientos, paciencia y atención al detalle. Al proporcionar las condiciones adecuadas y estar atentos a las necesidades de la planta, puedes obtener cosechas de alta calidad en la comodidad de tu hogar. ¡Buena suerte y feliz cultivo!

Deja un comentario

books on zlibrary
es_ESES